Saltar a contenido principal

Apoyo escolar

Cada sábado, en el horario de 15.30 a 18 hs llegan al Apoyo Escolar (brindado en la Escuela Nº 12 dentro de la Villa 21-24) cerca de 120 alumnos de 5to grado hasta universitarios, así como también adultos, con consultas escolares o materias que deben reforzar para poder seguir avanzando en el ciclo escolar. Es una tarea particular, donde cada voluntario trabaja con un máximo de 3 chicos. Se realiza un seguimiento de cada alumno de modo de poder evaluar su desempeño a lo largo del año.

Junto con esto, el Departamento de Apoyo Psicopedagógico se ocupa de detectar problemas de aprendizaje, los cuales serán atendidos mediante el apropiado seguimiento y control de los mismos a través de la generación de actividades particulares individualizadas caso por caso.

Periódicamente, se forman diferentes espacios para dar orientación y apoyo a aquellas personas que abandonaron el proceso educativo en alguna de sus etapas (primaria, secundaria, terciaria e universitaria).

A las 17 hs se prepara una merienda y se sirve mientras estudian.

Luego, cerca de las 17.30 hs se cierra el día con diferentes actividades recreativas como fútbol, en el caso de los varones, y juegos de esparcimiento en el caso de las chicas.

¿Por qué enfocarnos en la educación?

En primer lugar es importante destacar que desde la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, la educación es reconocida como derecho inalienable de la persona. Como tal constituye un fin en si misma, pero además tiene un carácter propedéutico porque facilita el ejercicio efectivo de otros derechos fundamentales, tanto civiles y sociales, como políticos. La educación constituye un deber para los poderes públicos.

La educación tiene un rol preponderante en el desarrollo de un país. Una sociedad más educada tiende a ser más equitativa, a exhibir mayor crecimiento y a mostrar un mayor nivel de desarrollo. La educación es vista como un mecanismo, que entre otras consecuencias, permite mejorar el bienestar de las personas. La educación a través de su impacto sobre la productividad laboral explica los niveles de ingresos de una población, lo que se traduce en una herramienta efectiva para superar la pobreza y reducir las desigualdades en la distribución del ingreso.

Es indudable que un sistema educativo debe tener el objetivo de proveer mejores oportunidades en el mercado laboral. Este objetivo es de singular importancia para favorecer la cohesión y equidad social. Desde el punto de vista de las políticas de crecimiento y equidad, sería deseable que el sistema educativo de un país favoreciera el acceso a mejores oportunidades laborales para aquellos individuos que inicialmente se encuentran en los tramos de ingreso más bajos. Atento a que en Argentina el sistema no suele proveer esas herramientas a todas las personas que asisten a clases, es que creemos de vital importancia enfocar nuestro esfuerzo a intentar suplir las falencias que presenta el ámbito educativo, dado que la educación constituye una de las herramienta más importante para el desarrollo personal y social.

¿Por qué enfocarnos en la educación secundaria?

La evolución histórica de la matrícula de la escuela primaria fue constante, creció junto a la población y por encima de ella, lo cual se evidencia en el incremento notorio de las tasas netas de escolarización, que aumentaron progresivamente hasta llegar casi al 100% en los años noventa. Los datos de evolución del analfabetismo siguieron una tendencia muy asociada con la expansión persistente desde fines del siglo XIX de la educación primaria.

Sin embargo, es importante destacar que el trabajo desarrollado con alumnos del nivel primario evidencia deficiencias alfabetizadoras, las cuales son abordadas en nuestro espacio mediante la interacción con psicopedagogos. Más allá de la mencionada deficiencia no debemos dejar de lado la baja tasa de escolarización secundaria. Esta baja tasa de escolarización en un nivel tan importante como el secundario es lo que motivó nuestro interés principal en este nivel escolar, de los aproximadamente 870 mil jóvenes de 13 a 18 años que todavía no asistían a la escuela (Censo 2011) marcan la dimensión del desafío en marcha de la universalización de la educación secundaria.

El tramo secundario es de vital importancia en términos de retornos de la educación, diversos estudios económicos de la CEPAL muestran que la persona que logra obtener el título secundario tendra en promedio, un sueldo 40% mayor que aquel que no lo completó. Dado que en términos generales un mayor nivel de ingresos esta asociado a un mejor nivel de vida, completar la educación secundaria puede significar una mejora, no solo en términos educativos sino también de oportunidades laborales y sociales.

Diversas políticas de estado buscan lograr la masificación de la educación secundaria, la cual debería convertirse en nuestro país en una cuestión social. Un primer dato ilustra este punto: en el año 2013 el 40% de los jóvenes que asistía a la escuela secundaria era primera generación de acceso a este nivel. Sus padres, pertenecientes a los estratos sociales bajos, no habían logrado superar la barrera de la escuela primaria. He aquí el foco principal que motivo nuestra elección como grupo de trabajo primordialmente a los alumnos que se encuentran cursando o próximos a ingresar en el secundario. Estos jóvenes suelen enfrentar diversos problemas al insertarse en esta nueva instancia educativa, no solo la dificultad de absorber conocimientos que no logran comprender en su totalidad, o la complicación de no contar con los elementos mínimos del primario, sino que hacen frente a episodios de discriminación y demás dificultades.

NOVEDADES

Fotos